13 | Diciembre | 2018

Análisis

17 Estados no cobran tenencia

El 21 de diciembre de 2007 se publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el decreto, mediante el cual se abrogaba la Ley del Impuesto sobre Tenencia o Uso de Vehículos, estableciendo la suspensión del cobro del Impuesto Sobre Tenencia o Uso de Vehículos a nivel Federal, a partir del 1 de enero de 2012.

En dicho decreto también se facultó, en el artículo 16 de dicha ley, a las Entidades Federativas para establecer impuestos locales sobre tenencia vehicular, para que pudieran reponer la recaudación que perdían del gravamen Federal abrogado, con la limitante de que dichos impuestos locales debían ser establecidos antes del 31 de diciembre de 2011.

Este plazo de cuatro años se estableció como un periodo de ajuste, para que las Entidades Federativas tuvieran el tiempo suficiente para que sus respectivos congresos locales legislaran sobre el establecimiento o no de dicho gravamen en sus respectivos territorios, con fines de que sus finanzas públicas no fueran afectadas de forma inmediata ante dicha medida.

Esto tomando en consideración la importancia que el cobro de este impuesto representaba en sus ingresos propios, que en el promedio estatal representaba un 20.0% de los mismos. 

Subsidios, estímulos y condonaciones limitan ingresos propios
Con la abrogación del Impuesto Sobre Tenencia y Uso de Vehículos del ámbito federal, la mayoría de las Entidades Federativas, incluyeron este gravamen dentro de la estructura tributaria estatal, previendo el impacto sobre sus finanzas públicas.