21 | Abril | 2018

Análisis

Zonas metropolitanas, con importantes rezagos

La provisión de infraestructura suficiente y de calidad incide positivamente en el crecimiento y desarrollo de las ciudades y su población. Especialmente el acceso a la infraestructura básica de vivienda, salud y educación, se encuentra vinculado a un mayor bienestar.

Mientras que el acceso a telecomunicaciones y alta conectividad en transportes impulsa de manera significativa el desarrollo regional y detona el dinamismo de las empresas al aumentar su competitividad y reducir sus costos de transporte.

Actualmente, las ciudades como polos de desarrollo, requieren de la ampliación, modernización y acceso al financiamiento para obras de infraestructura y servicios conexos, necesarios para impulsar el desarrollo regional y la competitividad del país a nivel global.

De 2015 a 2017, el gasto en comunicaciones y transportes registró un -14.0%. Pese a esta disminución, 43 de las 60 ciudades y zonas metropolitanas evaluadas, cuentan con infraestructura de calidad en redes de comunicación, telecomunicaciones, así como de vivienda, educativa y de negocios, que las hace muy competitivas y atractivas a la inversión privada, además de aumentar la calidad de vida de su población.

Infraestructura básica, bienestar de la población
El Indicador de Infraestructura tiene como objetivo medir la capacidad que tienen las zonas metropolitanas y las ciudades con más de 100,000 habitantes, de proveer la infraestructura física y los servicios conexos que se requieren, para impulsar el bienestar de la población y fomentar la competitividad de sus empresas al permitirles reducir sus costos, facilitando que utilicen sus ventajas comparativas en sus procesos productivos.