20 | Enero | 2018

Análisis

Pocos créditos... y caros para Mipymes

En el marco de las discusiones sobre la Reforma Financiera planteada en el Pacto por México, se han previsto modificaciones al marco regulatorio del sistema financiero y se han presentado iniciativas para reforzar el papel de la banca de desarrollo con el fin de mejorar las condiciones crediticias ofertadas a las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes).

En especial, se presentó el Programa Soluciones Nafinsa de Nacional Financiera (Nafin), el cual incluye dos tipos de garantías crediticias. Las primeras, destinadas a incrementar la inclusión financiera, se orientan a Mipymes que aún no tienen acceso al crédito del sector financiero; las segundas se proponen como garantías rediseñadas para reducir las tasas de interés a los pequeños negocios ya atendidos por instituciones financieras bancarias o no bancarias.

Estos dos esquemas reafirman la tendencia de la banca de desarrollo a actuar principalmente como banca de segundo piso, particularmente mediante mecanismos de garantías para reducir los riesgos de la banca comercial.

Estos instrumentos buscan incentivar a los bancos comerciales e intermediarios financieros no bancarios a prestar más y en mejores condiciones a las pequeñas empresas, ya que los programas impulsados hasta la fecha por Nafin no han sido concluyentes para asegurar a las Mipymes el acceso al crédito de intermediarios financieros bancarios y no bancarios, en condiciones satisfactorias y competitivas.