20 | Enero | 2018

Analisis

Metrópolis que impulsan el crecimiento empresarial

México tiende a convertirse en una sociedad predominantemente urbana. En las 59 zonas metropolitas y 43 ciudades con una población mayor a 100,000 habitantes se concentra 66.6% por la población y se genera 89.2% del total de la producción bruta nacional.

Asimismo, 85.0% de las unidades económicas del país se ubica en zonas metropolitanas y ciudades con más de 100,000 habitantes, por lo que el crecimiento de las empresas, especialmente de las micro, pequeñas y medianas (mipymes), en mucho dependerá de la competitividad de las urbes en términos de educación, acceso a tecnología, inversión, mano de obra calificada y capacidad de especializarse en actividades productivas altamente generadoras de valor agregado.

Las zonas metropolitanas del Valle de México, Guadalajara y Monterrey son importantes polos de desarrollo, pues albergan a 43.0% de las grandes empresas con más de 250 trabajadores. Mientras que en densidad de mipymes no sólo destacan estas urbes, sino también Tehuacán, Puebla- Tlaxcala, Monterrey, Toluca, León y Tijuana.
Destacan 9 zonas metropolitanas con más trabajadores por mipyme

Las zonas metropolitanas con la mayor cantidad de personal ocupado por mipyme son Tijuana, Mexicali, Guaymas, Juárez, Chihuahua, La Laguna, Saltillo y Monterrey, ubicadas en la frontera Norte, así como Querétaro de la región Centro, las cuales muestran una alta productividad en sectores como la maquila y manufactura de exportación de productos como equipo de transporte, maquinaria y equipo, y productos eléctricos y electrónicos.

Asimismo, las metrópolis de Cancún y Villahermosa presentan una significativa densidad de trabajadores por mipyme, resultado del impulso del comercio y los servicios de hospedaje temporal y preparación de alimentos y bebidas.

En contraste, en zonas urbanas como Tulancingo, Moroleón-Uriangato, Cuautla y Tehuacán, en la región Centro, y Tehuantepec, en la zona Sur-Sureste, muestran menos de 3.0 trabajadores por mipyme; es decir, cuentan con empresas poco intensivas en mano de obra calificada, además de que más de 90.0% de esas unidades económicas se vinculan con sectores de baja generación de valor agregado, como el comercio al por menor de abarrotes y alimentos.